nocomments

¿Grabar un disco o cargar su imagen en el PC? La solución que gana al terreno al CD/DVD físico

Desde hace muchos años, grabar discos se ha convertido en un proceso esencial para el almacenamiento de datos. Si pidiéramos levantar la mano a todo aquel que lleve más de diez años usando un ordenador y jamás haya grabado un disco o recibido uno grabado por alguien cercano, seguramente nadie podría hacerlo. Y es que hablamos de un proceso de lo más habitual dentro de la informática, incluso de aquella al nivel más básico y común.

Sin embargo, todo aquel que haya comprado un ordenador, sea portátil o de sobremesa, desde hace unos 5 años aproximadamente, habrá visto que cada vez se equipan menos con unidades lectoras y/o grabadoras de CD y DVD. El formato disco está perdiendo bastante terreno en el sector, y es que están naciendo soluciones mucho más eficientes y fáciles de usar. De hecho, hay softwares que incluso permiten simular la existencia de unidades de disco en caso de ser necesario.

Montar una imagen de disco en el PC, el nuevo camino 

Daemon Tools

Seguramente hayas oído hablar alguna vez de un software como Daemon Tools, herramienta gratis y disponible en su página web, que se encarga de simular unidades de disco virtuales en el equipo. Esta solución, hace años, se consideraba una alternativa para quienes no disponían de discos que poder grabar, no tenían ganas de poner su grabadora a trabajar o simplemente no tenían una.

Las herramientas de este tipo son muy sencillas. En lugar de tener que coger la imagen ISO, o en cualquier otro formato, que aúna todos los datos del disco en su interior, e “imprimirla” sobre un disco físico para que este replique todo lo que había en ella a nivel de ficheros, lo que hace el programa es simular que hay una unidad de disco en el PC, una virtual, y aplica esa imagen a ella.

Así, el ordenador automáticamente reconoce que ese disco está insertado en su interior y deja ver todo lo que habría en él. Algo que se pueda hacer ya no solo para acceder a datos o información, sino también para realizar instalaciones de programas que pueden ir desde lo lúdico hasta lo profesional. Un sistema local que, además, funciona con mucha más rapidez que todo el procedimiento de tener que grabar un disco e insertarlo en la unidad correspondiente para poder utilizarlo.

Más rápido, más cómodo y más extendido

Como hemos visto, el uso de estas soluciones informáticas es mucho más rápido que el procedimiento de antaño. De hecho, ya existen herramientas que te permiten abrir archivos ISO para ver lo que hay en su interior y utilizarlo con total normalidad. Es el siguiente paso respecto a montar las imágenes con software como Daemon o similares, ya que no necesita siquiera activar unidades de disco virtuales, da acceso directo a los ficheros que se quisieran utilizar.

Una alternativa que, además, puede evitar problemas por cuestiones de drivers y dispositivos reales y virtuales. Es más, cada vez se usa más para tener copias de seguridad fiables de cualquier disco que se tuviera. Todo queda almacenado en el ordenador y en su disco duro, lo que permite que se puedan evadir ciertos agentes que antes podían poner en peligro los archivos guardados en ese CD o ese DVD.

¿Por qué es mejor hacer backups con imágenes de disco en lugar de con discos físicos?

¿Nunca has ido a coger un CD o DVD que has usado mucho y no has podido utilizarlo porque el lector era incapaz de leerlo? Aunque en su momento este formato presentaba la gran ventaja de albergar una gran cantidad de espacio disponible en su interior, también tenía como riesgo principal el hecho de que es bastante frágil. La cara en la que se graban los datos, a través de la aplicación de tecnología láser, es propensa a dañarse por arañazos o picotazos, lo que al final puede hacer que sea ilegible.

Un problema muy frecuente hace décadas, que podía traer serias complicaciones a las empresas al no poder utilizar, por ejemplo, ese software esencial al ser imposible instalarlo porque el disco no funcionaba. Un problema que ha dejado bien claro que las copias de seguridad con imágenes en disco son infinitamente más seguras. Para que estas fallen tiene que haber un problema con el disco duro, y el deterioro de este componente es mucho menos común que el de los CD-ROM o los DVD-ROM.

Así, la principal ventaja de los backups con imágenes ISO guardadas en el PC es que su deterioro es improbable. Si esta opción, además, se combina con el almacenamiento en la nube, se plantea un sistema de copias de seguridad que garantiza una conservación prácticamente infinita de todo aquello que se desee. Aunque, por supuesto, es fundamental contar con un programa o herramienta capaz de cargar estas imágenes para poder acceder a todo su contenido.

Las unidades USB abren otra vía

En todo este panorama, las unidades de almacenamiento USB ha traído un importante cambio de paradigma. Sus capacidades son infinitamente más grandes que las de un DVD, y ya no digamos de un CD, por lo que se han convertido en el dispositivo principal en el que alojar copias de seguridad o datos en general. Por supuesto, usarlas para guardar varias ISO de discos en su interior es una muy buena forma de aprovecharlas.

De hecho, su combinación con el uso de programas para montar imágenes en unidades virtuales es una alternativa bastante interesante. En lugar de guardar un disco único, puedes llevar contigo un dispositivo del tamaño de un llavero capaz de alojar más de 10 o hasta más de 100 discos en su interior que, combinado con un buen software para montar imágenes, sirva para tener todos esos instaladores en un solo lugar.

Una buena idea para negocios que requieran de varios programas para funcionar en sus oficinas, aunque también una que cada vez va dejando más vía libre a las soluciones puramente digitales y online. La nube cada vez va ganando más terreno en este campo.

Deja tu comentario